Anatomía de la columna vertebral

Usted ha elegido aprender más acerca de la anatomía de la columna vertebral.

La columna vertebral está dividida en tres secciones principales: el área cervical o cuello; la sección torácica, a la altura del pecho y la columna lumbar en la parte inferior de la espalda. Vista del lado, las tres secciones forman las curvas naturales de la columna vertebral. Vista desde atrás hacia delante, una columna vertebral sana forma una línea recta.

Cada sección se compone de huesos individuales llamados vértebras. Hay 7 vértebras cervicales, 12 torácicas y 5 lumbares.

Cada vértebra tiene un agujero en el centro, así que cuando se apilan una encima de otra forman un tubo hueco que protege la médula espinal y sus raíces nerviosas.

Las vértebras están separadas por discos compuestos por un centro blando y gelatinoso rodeado por una capa exterior dura. Estos discos ofrecen flexibilidad a medida que usted se mueve y actúan como amortiguadores que impiden que los huesos se rocen entre sí.

La médula espinal se ramifica en pares de raíces nerviosas que salen de la columna vertebral a través de pequeñas aberturas a cada lado de la vértebra.

Los nervios conectan partes específicas del cuerpo. Los nervios de la columna cervical van hacia la parte superior del pecho y los brazos, de la columna torácica hacia el pecho y el abdomen, y de la columna lumbar hacia las piernas, la pelvis, el intestino y la vejiga.

Los nervios envían señales eléctricas hacia su cerebro y le permiten sentir dolor si usted se lastima. Si los nervios se lastimen, se puede sentir dolor, hormigueo o entumecimiento en el área del nervio.

Si siente alguna molestia, hay muchas opciones de tratamiento disponibles en la actualidad. Para encontrar el tratamiento que más le convenga, póngase en contacto con su doctor.



CA#7788