Fusión de invasión mínima

Una fusión espinal lateral es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva usada por los cirujanos de columna. El objetivo del procedimiento es estabilizar la columna vertebral, y reducir el dolor de espalda y de piernas.

Durante el procedimiento, se le coloca de lado en la mesa de operaciones y se le sujeta con cinta para que su cuerpo no se mueva durante la cirugía. El cirujano accede a la columna vertebral a través de una pequeña incisión por el lado para minimizar el contacto con el tejido muscular en la espalda. El cirujano coloca un instrumento especial llamado retractor dentro de la incisión y una vez que llegue a la columna vertebral, extrae el disco entre los huesos para crear un espacio para que ocurra la fusión.

Si el disco ha colapsado por la enfermedad, los huesos se devuelven a una posición más normal.

Luego, el cirujano prepara el área donde se extrajo el disco, de forma que el implante espinal se puede colocar. Después de medir el tamaño del espacio, el cirujano introduce un implante hecho de un material sintético resistente relleno con injerto óseo en el espacio de disco. Este implante ofrece un apoyo crítico a la columna vertebral y ayuda en la cicatrización del hueso. El cirujano puede colocar un injerto óseo adicional u otro material especial alrededor del implante para estimular el crecimiento óseo, lo que tomará varios meses.

En la parte posterior de la columna vertebral, el cirujano hace cuatro orificios pequeños, y coloca tornillos llamados tornillos de pedículo en los huesos. Las varillas conectoras se insertan en los tornillos para dar estabilidad adicional a la columna. Esto mantiene todo en su lugar a medida que la columna vertebral sana. Con el tiempo, si la cirugía fue exitosa, los huesos crecerán juntos, o se fusionarán. Al sanar, quedará una pequeña cicatriz en su costado y pequeñas cicatrices en la espalda por las incisiones.



CA#7788